Algunas de las restauraciones más importantes realizadas por el artista.
Basílica de Nuestra Señora de la Chiquinquirá, Maracaibo, 2002.

• Restauración y adaptación de los vitrales antiguos a la nueva estructura de la Iglesia Cristo Rey. Socopó, Estado Barinas. 2001.

• Restauración del vitral ubicado en el salón principal del Teatro Niños Cantores del Zulia. Maracaibo, Estado Zulia. 2001.

• Restauración de todos los vitrales de la Iglesia San Rafael. El Moján, Estado Zulia. 1998. Los mencionados vitrales fueron elaborados por el mismo artista en Medellín en 1967.

• Restauración de los vitrales de la Iglesia María Auxiliadora en Santa Cruz de Mara, Estado Zulia. 1997.

• Restauración de todos los vitrales ubicados en el Salón Blanco de Miraflores. Caracas 1992.

• Restauración de todos los vitrales de la Catedral de Santa Marta. Departamento del Magdalena, Colombia. 1970.

• Restauración y adaptación de todos los vitrales de la Catedral de Sonsón. Departamento de Antioquia. Colombia. 1964.

• Basílica del Cristo Milagroso de Buga ubicada en el departamento del Valle del Cauca. Colombia. 1955.

Los pasos a seguir para la restauración de un vitral, son los siguientes:

• Inventario de daños en sitio

• Desmontaje de los vitrales por paneles, preservando al máximo las piezas originales

• Traslado de los mismos al taller

• Observación de cada uno de los paneles para determinación de roturas y fisuras

• Observación del color, técnica de trazado y grisallado en cada una de las piezas

• Dibujo de los paneles y piezas no existentes

• Calco a doble papel de cartones o dibujos

• Descalibre de plantillas

• Corte de los cristales según referencia de color

• Trazo de líneas guía sobre el vidrio

• Pegado de las piezas de vidrio sobre los bastidores

• Grisallado de las piezas según la técnica utilizada en los originales

• Despegue de piezas y traslado al horno

• Quema a 620º para fijación de la grisalla al cristal

• Observación final de la quema

• Reinserción de las piezas en su bastidor de origen

• Colocación de nervaduras de plomo en piezas que no ameriten cambio

• Emplomado de panales completos

• Reemplazo de nervaduras de plomo en mal estado

• Resoldado de uniones rotas con estaño

• Macillado de paneles nuevos

• Remacillado de la totalidad de los paneles

• Observación final de la obra y retoque de detalles

• Traslado de la misma a su lugar de origen

• Colocación de la obra para admiración de los fieles y futuras generaciones.

reflejo de vitral

Consideraciones para una restauración

El desmonte y traslado de un vitral debe hacerse con sumo cuidado para evitar en lo posible que se deteriore y conservar así al máximo las piezas originales del mismo.

El observar cada panel a restaurar, cada pieza en su color, forma en que fue trazado y grisallado, nos garantiza que cuando lleguen a su sitio original, estos se integren completamente a la obra original.

Donde no existe panel se tendrá que unir los que están a su alrededor para crear la parte faltante y que esta encaje perfectamente en un todo: color, forma.

Las líneas guía o “tre” se realizan con una grisalla especial para ello y sobre una mesa de luz, trabajando a trasparencia y dejando secar prudentemente para luego grisallar (colocar sombras).

Todas las piezas grisalladas son quemadas a una temperatura de 620º- 650º para que tanto la grisalla como el esmalte se fundan con el cristal de base y tengan una duración infinita.

En una restauración las tiras de plomo (nervaduras) que se encuentran en mal estado se deben reemplazar y si el daño es muy grande será mejor reemplomar; dejar libres las piezas de su bastidor de plomo y colocar otro nuevo, corriendo el riesgo de nuevas rupturas.